Torre de Babel

En una sociedad  como la nuestra,

donde el engaño existe,

ya sea por ignorancia, negligencia o maldad,

donde tan fácil resulta al público manipular

con palabras vanas y rebuscadas controlar,

analicemos, estudiemos, investiguemos,

comparemos constantemente,

hasta que la falsedad logremos

de nuestras mentes, y de una vez por todas,

desechar.

Para que certera fluya entre las personas

la comunicación

Y así evitar innecesaria confusión,

menester sería que los comunicadores sociales

Utilizaran lo más pronto posible

el lenguaje que corresponde y entreguen la verdad

que el público se merece…

¡Con total veracidad!

De ahora en adelante, rechacemos tajantemente el entorpecimiento

al buen entendimiento.

No más ambigüedades en el vocabulario

escrito o hablado,

que se usa a diario,

los cuales conducen al desorden y desbarajuste.

Que la expresión surja siempre

clara, entendible, inteligible

De prioridad y suma urgencia

es que de inmediato salga la audiencia

de aquel caótico laberinto de idiomas

de ideas y conceptos errados,

que es la Torre de Babel

y sumerjamos nuestro intelecto , razón  y mente,

en el mundo de la palabra eficaz y precisa