Presidente de Haití asesinado por banda colombiana

Algunos de los primeros detenidos de la banda terrorista colombiana.

El complot del asesinato del Presidente de Haití, parece ser inicialmente una novela de terror político, tipo película de ciencia ficción, pero no lo es. Por el contrario es tan real que cuesta creerlo que a estas alturas del siglo 21 se sigan cometiendo estos asesinatos por encargo en la región Americana y sus islas caribeña.

Las primeras detenciones una vez consumado el asesinato del Presidente de Haití Jovenel Moise, fueron confirmadas por fuentes colombianas –nadie sabe como Colombia se vio inmediatamente involucrada en estas investigaciones y detenciones que muy misteriosamente la prensa internacional circulo de inmediato- de que la banda de estos asesinos a sueldo o mercenarios fueron contratados para capturarlo y entregarlo a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA), reveló la policía de Colombia que apoyó la investigación.

A la cabeza de esta información, la entregó nada menos que el general Jorge Vargas, jefe del organismo investigativo de Colombia. En esa rueda de prensa, dijo que los involucrados eran ex jefes militares y que este resultado era de acuerdo a “autoridades haitianas, con el respaldo de agentes de inteligencia colombiana” y que inicialmente la idea, según la declaración de Jorge Vargas, era planear el arresto –nadie sabe el porqué- del Presidente Jovenal Moise, y ponerlo a disposición de la DEA, según la versión de los detenidos.

Divididos en dos grupo, se perpetró el asesinato del presidente haitiano el pasado 7 de julio de 2021, en su residencia de Puerto Príncipe. El total de la banda era de 26 mercenarios, el que aparte de los colombianos se incluyen dos estadounidenses “de origen haitiano”, dejando a la vez, gravemente a la esposa del mandatario asesinado. Las fuerzas haitianas mataron a tres colombianos y detuvieron a otros 18 supuestamente de los implicados. El resto logró escapar.  En la conferencia de prensa Vargas no ofreció más detalles sobre la versión de los mercenarios y sobre el supuesto plan de captura ni la relación con la DEA.

Los ex militares DuberneyCapador y Germán Rivera, el primero abatido y el segundo bajo arresto, fueron los encargados de planear la supuesta “operación de arresto”. Curiosamente y muy bien informado. Iván Duque presidente colombiano sale al aire en la emisora La FM, anunciando que todo apuntaba a que los ex militares mercenarios viajaron desde Colombia, no desde Venezuela como tratan de enlodar al país vecino de Venezuela, donde sólo algunos de los mercenarios sabían de esta operación. Añadiendo que Colombia está aportando a las autoridades haitianas toda la información para que ellos “reconstruyan el rompecabezas”.

La otra versión es que los mercenarios viajaron desde República Dominicana y cruzaron la frontera de Haití. Pero este país nada ha dicho al respecto.

Lo que sí está comprobado es que los mercenarios fueron contratados por medio de la firma CTU Security con sede en Miami, Estados Unidos. Del grupo de 26, sólo 21 colombianos y dos americanos y un haitiano han sido detenidos de momentos. No cabe ninguna duda, que a la convulsionada crisis haitiana, se suma el asesinato de Jovenal Moise. Y los 11 millones de haitianos siguen su vida de miseria mientras el mundo sigue su marcha.

Estados Unidos, la OEA y la ONU, son mudos testigos de este alevoso crimen, pero están muy preocupados de los derechos Humanos de China, Rusia, Venezuela, y; últimamente de Cuba. Aunque sólo Colombia sospechosamente es el único que le echa la culpa a Venezuela. Pero llama la atención que Estados Unidos con Biden a la cabeza no diga nada. Ni hablar de los títeres de la OEA y la ONU. Ellos saltan cuando EEUU pega el grito.