Descarado intervencionismo de Kamala Harris en Centroamérica

Kamala Harris y Alejandro Giammattei

En su primera gira a la región centroamericana la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, confirmó en Guatemala la creación de una Fuerza de Tarea Anticorrupción regional, que contará con el respaldo de los Departamentos de Estado, Justicia y Tesoro y que apoyará a los fiscales de Centroamérica.

Esta es una intromisión directa en asuntos de estados independientes, porque nadie la llamo para entregar esa instrucción, que claramente en la foto queda demostrada la sorpresa del presidente guatemalteco ante tal anuncio. La prensa derechista local con todo desparpajo escribió: En una declaración conjunta de Harris con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, en el Palacio Nacional de la Cultura (despacho de Gobierno), la funcionaria estadounidense aseguró que la Fuerza de Tarea Anticorrupción podrá “apoyar a los fiscales guatemaltecos” para seguir “la ruta del dinero”, pues “la corrupción no conoce de fronteras”. Paradojalmente después de esta nota de prensa local, Harris no brindó más información al respecto de la entidad anticorrupción regional, que ya había sido anunciada en marzo por Juan González, asesor especial del presidente estadounidense, Joe Biden.

Sabido es que en toda la región la corrupción es un problema serio y que fue creciendo por las injerencias  indirectas,  desde Washington quien ha apoyado a bandas narcotraficantes pero según ellos controladas por la DEA por medio de sus agentes, de acuerdo a otras informaciones no oficiales. Sabido es que la DEA, ha estado envuelta en delitos con narcotraficantes no solo en Guatemala sino en toda Latinoamérica y muy fuertemente en Colombia y México.

Lo increíble de este delicado tema, es lo que confirma Harris, donde la postura  Joe Biden, “es muy clara sobre el tema de la corrupción y que Estados Unidos quiere atajarla de raíz, porque sabemos que no le conviene a una democracia”. O sea, ellos son los protectores y directores de las protecciones democráticas en otros países.

De acuerdo a datos internacionales,  Guatemala está considerada en el séptimo lugar de corrupción en América. Por esa razón, Harris se reunió con Giammattei, en el Palacio Nacional y suscribir tres acuerdos en esta creación de la Fuerza Anticorrupción para controlar el tráfico de drogas, de humanos y  lavado de dinero.

De esa forma, Estados Unidos quiere empezar a recupera su presencia en la región. Donde se han comprometidos sin que la región se lo pida en parar las actividades corruptas de políticos en la región y que precisamente muchos de ellos son grandes empresarios que transitan desde Estados Unidos a los países de orígenes de Latinoamérica. Y que ellos protegen hasta cuando ellos quieren y después los demanda o los encarcelan en terreno estadounidense.

Sin olvidar que el mismo Giammattei ha sido cuestionado por la prensa nacional como parte de esa corrupción que denuncia la sociedad civil, sosteniendo que “las redes sociales más que información llevan desinformación”.

De todas maneras, el presidente guatemalteco, apoyó el trabajo de la Fuerza de Tarea la que esta en una “lucha franca contra la corrupción”. Acusando que, ”algunas personas obtienen dinero en el extranjero y vienen a hacer ilícitos aquí. No se sabe quién lo manda ni qué está haciendo”.

Así, Harris concluyó su visita con Giammattei sobre la corrupción la que segó ella fue “muy franca y abierta”.  Al finalizar la actividad con la prensa, se retiró para reunirse con líderes comunitarios y con diversos empresarios; y seguir su viaje a México, dentro de lo que ha sido su primera gira internacional en la región centro y norteamericana.